Teléfono: 985 234 788 | Urgencias: 629 865 960
viajar con perro a la nieve

viajar con perro a la nieveEstas fechas de vacaciones, y con los niños en casa, son ideales para hacer una visita a la nieve y desde luego ir acompañados de nuestro perro.

Nosotros iremos abrigados, pero nuestro perro también. Su piel está adaptada a las temperaturas del hogar y además debemos tener en cuenta que camina mucho más pegado a la nieve que nosotros y por lo tanto estará mucho más en contacto con ella.

En el blog de la clínica te damos unos consejos para protegerlo del frio, pero también de otro peligros menos evidentes.

Sécalo bien

¡Cuidado con la nieve! Al final acabará empapando de agua a tu perro. Lleva una toalla en el coche y, en el hotel o en casa sécalo completamente con el secador. No debe de quedar nada de humedad.

Y lo mismo sucede un día de nieve si lo bañas en casa y después sales a su paseo habitual. Con temperaturas normales, un poco de humedad en la piel no significa nada , pero a temperaturas bajo cero la humedad baja su temperatura corporal rápidamente.

Ponle un abrigo

Protégelo del frio sobre todo si es de talla pequeña y pelo corto. Y no te olvides de los pies.

Vigila sus pies

Protégelos del desgaste y revisa si tiene heriditas en las almohadillas, pues el frio tiene efecto anestésico en la zona y él no se percatará de si se hizo daño.

¿Te das cuenta que cuando juegas con nieve tus manos quedan insensibles? Pues al perro le ocurre lo mismo. Además hay riesgo de quemaduras por congelación.

Con frío, la piel se agrieta fácilmente, si aplicas cremas hidratantes antes de salir en cada paseo en la nieve y lo haces ya desde varios días antes disminuyes la probabilidad de que se agrieten.

En las tiendas para mascotas hay una gran cantidad de botas impermeables que puedes usar, y tanto te valdrán para impermeabilizar contra el agua y la nieve, como para evitar abrasiones.

Ponle crema protectora contra el sol

Si hay nieve y es un día soleado tu perro podría quemarse igual que si fuese a la playa. Del mismo modo que tú debes aplicarte cremas protectoras de sol, él también las necesita en las zonas sin pelo, sobre todo si es de piel rosadita en lugar de negra.

Aplica protector en el dorso de su nariz, punta de las orejas y en todas las zonas que tú mismo puedas ver su piel rosada.

No lo pierdas de vista

Tu perro estará acostumbrado a corretear, alejarse y a seguir vuestro rastro para encontraros. Puede que se fie demasiado de este sistema y se aleje de vosotros fiándose de volver siguiendo el rastro, pero en la nieve esto se complica y los rastros desaparecen, así que es más fácil que se pierda.

Vigílalo de cerca o lleva una correa, sobre todo en sitios desconocidos. Desde luego debe de llevar el microchip, y no está de más una placa identificativa en el collar con tu móvil.

Más calorías alimenticias

El desgaste jugando y el frio harán que el cuerpo consuma mucha glucosa (energía) y si esta se agota puede dar lugar a una hipoglucemia.

Cuando vayas a la nieve puedes darle de comer algo más de su cantidad habitual, o llevarle algo para que se lo tome de vez en cuando.

perros en la nieve consumen más energía

El peligro de los anticongelantes que se usan para que no se forme hielo

En ciudad se suele distribuir algún tipo de anticongelante para evitar que se forme hielo y evitar problemas de circulación en carretera o incluso en las aceras para que la gente no resbale.

Seguro que ya estabas familiarizado con el hecho de que añaden sal pero también puede haber otro tipo de anticongelantes más peligrosos, así que en ciudad o proximidad de carreteras evita que el perro se coma o lama la nieve.

Muchas veces la comen por sed , así que apórtale agua en abundancia y alimentos húmedos en lugar de secos esa jornada que vayas a la nieve.

Si ingiere anticongelantes los síntomas suelen ser nerviosos y es una urgencia veterinaria que no debes de retrasar.

Lleva el teléfono de tu veterinario a mano, y no estaría de más que, como en cualquier otro viaje, tuvieses localizada la dirección y el teléfono del centro veterinario de esa ciudad.

Resumen:

  • Abrígalo no solo de cuerpo, sino en los pies para evitar abrasiones y también que se enfríen.
  • Aplica crema hidratante en sus almohadillas para que no se formen grietas.
  • Si hace sol aplica protector solar en sus zonas sin pelo (todas esas zonas que veas color rosita)
  • Dale un poco más de alimento y llévale algo para “picar” porque con el frio consumen más energía.
  • Dale agua muy a menudo para evitar que coma nieve por sed.
  • Revisa sus almohadillas cada poco tiempo, puede tener heridas y no enterarse por el frio.
  • Sécalo muy bien al final del paseo, que no quede nada de humedad.
  • Ten a mano el teléfono de tu veterinario y el del centro veterinario de la ciudad a donde viajes.

Si te ha gustado el artículo, compártelo con tus amigos mascoteros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− tres = 5

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>