Teléfono: 985 234 788 | Urgencias: 629 865 960
contagio en perros vacunados

contagio en perros vacunadosLa vacunación en el perro, una de las temáticas más frecuentes cuando se acude al veterinario. ¿Necesaria?, ¿obligatoria?, ¿cada cuánto vacunar?

Yo creo que estas preguntas se repiten cada año porque no se comprende bien el mecanismo de las enfermedades infecciosas, lo graves que son y lo fácil que resulta prevenirlas. Si se aclarase bien todo esto, nadie sería reticente a la hora de vacunar a sus mascotas.

Vamos a hablar de las vacunas de un modo muy fácil de entender para todos los propietarios.

¿Cuáles son las vacunas para los perros?

Las principales vacunas de los perros son  contra el moquillo, la parvovirosis, leptospirosis, hepatitis, tos de las perreras y rabia.

No es el objetivo de este post hablar de estas enfermedades. Ya lo haremos en su día. El objetivo de hoy es conocer qué es vacunar y sus beneficios.

 

¿Por qué vacunar a mi perro?

El principal motivo de la vacunación es la salud de tu mascota y el segundo, la tranquilidad para ti y tu familia.

vacunación y salud en perros

¿Cómo se consigue que el pinchacito de una vacuna defienda contra enfermedades tan graves?

Los agentes que producen una enfermedad infecciosa entran en un organismo vivo (nuestro perro) y crean síntomas responsables de la enfermedad, pero a la vez, ese ser vivo tiene un sistema inmune que empieza a reaccionar contra el microorganismo invasor creando defensas de muy diferentes maneras.

Las defensas que nos interesan a nosotros para explicar cómo funciona la vacunación son los anticuerpos.

Recuerda la palabra “anticuerpos” ya que la adorarás después de leer esto.

El sistema inmune produce anticuerpos  que son una especie de neutralizadores-aniquiladores de esos microorganismos productores de enfermedad. El mecanismo que usan es muy complejo y variado. No nos interesa. Deja el mecanismo para los científicos.

Tú quédate con esto:  los anticuerpos son neutralizadores-aniquiladores de los agentes productores de enfermedades infecciosas.

Y esa neutralización, ¿se hace contra todo el agente infeccioso? Pues no, se hace contra los antígenos, unas pequeñas partes del agente infeccioso. Atacar a estas partes es suficiente para que el sistema inmune haga su trabajo y acabe con el agente infectocontagioso.

las vacunas en el perro son como puzzles

¿Recuerdas cuando hacías puzzles? Una pieza solo ensambla con otra que es totalmente complementaria. Esos entrantes y salientes de cada ficha encajan a la perfección. Pues algo parecido hacen los antígenos y los anticuerpos.

¿A que el sistema inmune es impresionante? Crea anticuerpos totalmente complementarios a los antígenos invasores, que se unen a ellos y los neutralizan. Es como una batalla de buenos y malos.

  • A veces, los malos no son enfermedades muy graves y los anticuerpos vencen.
  • Otras veces, los malos son muy muy virulentos y el sistema inmune no tiene tiempo suficiente para crear anticuerpos en las cantidades necesarias para neutralizar a todos los antígenos. El cuerpo pierde la batalla y el animal muere o queda seriamente dañado.

Afortunadamente, hoy en día, tenemos vacunas. En esta batalla las vacunas son los alidados de nuestra mascota.

Las vacunas llevan dentro unas “cosillas” que serían como “los malos” pero que han sido debilitados en el laboratorio para que no puedan producir la enfermedad. Esos “malos superdebilitados” llevan todavía encima los antígenos (esa parte que despertaba al sistema inmune). Por eso, cuando pones una vacuna, el sistema inmune del perro comienza a producir anticuerpos que navegarán por el cuerpecito de nuestro amigo para defenderlo si  “los malos de verdad” osasen entrar.

 

¿Las vacunas en el perro duran toda la vida?

Los anticuerpos tienen una duración determinada porque:

  • Su ciclo de vida termina de forma natural. Envejecen, pierden su función, y el cuerpo los elimina.
  • Cuando un antígeno entra en el cuerpo y es neutralizado, va “gastando” anticuerpos. Digamos que el antígeno es vencido pero en la batalla también es baja el anticuerpo.

El sistema inmune no solo crea anticuerpos para defenderse, además tiene memoria. Se guarda la información necesaria y, si en otro momento es atacado, produce anticuerpos de un modo muchísimo más rápido .

La primera vez que es atacado tiene que buscar las fórmulas y los recursos que necesita para crear anticuerpos, pero, la segunda vez ya tiene las fórmulas hechas y sabe de que recursos tirar sin tener que andar probando.

Pero, como todo, las cosas se van olvidando, así que cada cierto tiempo hay que recordarle al sistema inmune cómo debe reaccionar. Por eso hay que revacunar.

Cuando tienes un cachorrito y lo llevas al veterinario a su primera vacunación verás que te dice que vuelvas para ponerle el refuerzo. Te explico. El sistema inmune de un cachorro necesita de ese recuerdo muy pronto porque la primera vez reacciona muy poquito y en el refuerzo ya con esa memoria refrescada pues produce anticuerpos suficientes para protegerle durante un año. Por eso el veterinario te dice que vuelvas a revacunarlo cuando pase ese año.

 

¿Por qué de cachorro se separan las vacunas y, en cambio, de adulto se pueden poner todas juntas?

Está muy relacionado con lo que hablábamos. El sistema inmune de un cachorro, que aún no tuvo nunca un contacto con el antígeno, necesita buscar las fórmulas y los recursos para crear antígenos contra esa enfermedad. Si ponemos todas las vacunas juntas, es un sobre-esfuerzo para el sistema inmune y ante este sobre-esfuerzo, seguramente no produzca defensas del modo adecuado.

Ya sabes, el que mucho abarca, poco aprieta.

Cuando ya es adulto, ya ha sido vacunado anteriormente, ya tiene en la memoria cómo hacer las cosas bien y todo va sobre ruedas.

 

Diferencia entre vacunación obligatoria y necesaria

Cuando una vacuna pasa de ser obligatoria a no serlo, da la impresión de que pierde importancia. No es así.

Los gobiernos o autonomías obligan a ciertas vacunaciones cuando hay alto riesgo de contagio a las personas o cuando el gasto económico en prevención (poner las vacunas) es menor al gasto que les supondría su tratamiento.

Que una vacuna no sea obligatoria no significa que esa vacuna ya no sea importante para la salud de tu perro, significa que ya no es importante para el gobierno o entidad que obligaba.

En muchas autonomías de España ya no es obligatorio vacunar de la rabia, es decir, ya no te van a multar por no vacunar a tu perro de la rabia. No significa nada más que eso: no-hay-multas. Pero no te equivoques al pensar que por eso ya no es necesaria.

 

Tu perro vacunado de la rabia y la tranquilidad.

Aunque en tu autonomía no sea obligatoria, sí lo es en muchas otras, en las que sí te pueden multar. ¿Te vas a arriesgar cada vez que viajes a que te multen?

Cuando sales de paseo con tu perro, seguro que más de una vez habrá tenido alguna trifulca con otros. Pudo haber sido grande y saber claramente que se han mordido, o puede que haya sido poca cosa, tal vez un revolcón sin más, pero, ¿estás seguro de que no se ha llevado un pequeño mordisco en esa pequeña pelea?

Y ahora te asalta la duda, ¿el otro perro estaba vacunado?

Tú no puedes controlar el estado sanitario de los otros perros. No puedes andar pidiendo la cartilla de vacunación a cada propietario con el que tu perro juega, pero lo que sí puedes hacer es vacunar al tuyo  y que tu perro juegue sin que tú estés preocupado de si el otro perro está vacunado o no.

 

Espero que este texto, escrito de modo didáctico, te haya ayudado a entender:

  • El mecanismo de las vacunaciones

  • La gran importancia que las vacunas tienen en la salud de tu mascota.

  • La tranquilidad que da pasear con tu peludo vacunado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


nueve − = 8

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>