Teléfono: 985 234 788 | Urgencias: 629 865 960
control de camadas de gatos

control del celo en gatasTienes una gata de pocos meses y ya te han comentado muchas cosas sobre lo complicado de los celos. Te han dado miles de consejos y cada uno es todo lo contrario al anterior, de modo que ya no sabes lo que es un mito urbano o la realidad.

En el blog de la clínica veterinaria hablaremos de forma abierta sobre el celo en las gatas para que nunca más se te presenten estas dudas.

Cuándo tienen el primer celo las gatas

El momento del primer celo es variable y depende de la raza, el tamaño, la época del año, e incluso si hay un gato macho cerca; aunque a partir de los 8 meses puedes esperar que entre en celo en cualquier momento.

Hay razas que son por si mismas más precoces.

Como la naturaleza es muy sabia una gatita solo se pondrá en celo cuando esté muy cerca (75%) de su tamaño adulto, de modo que, si por cualquier circunstancia su crecimiento se vio retrasado, su entrada en celo también lo hará.

Esto no quiere decir que puedas criar en el primer celo, debes de dejar que complete su desarrollo, porque si has leído detenidamente decíamos que tiene el primer celo “cerca de su tamaño adulto”

La época del año también influye porque más o menos por febrero comienza la época de celos, de modo que una gatita de 8 o 10 meses en esa época es muy probable que salga en celo, en cambio si tiene esos 8 o 9 meses en noviembre, probablemente no salga en celo hasta el febrero siguiente que ya tendrá 1 año de edad.

La presencia de un macho adelanta el primer celo.

Cuánto dura el celo de las gatas

Las gatas son poliéstricas estacionales de día largo, es decir si no quedan preñadas tienen celos continuos (poliéstricas) durante la época de celo que es cuando los días son largos (estacionales de día largo) desde que la duración del día empieza a aumentar, hasta que empieza a disminuir. Por lo tanto desde final del invierno y todo el verano.
Los celos se manifestarán durante 3 o 4 días, tendrán un descanso de unos 9 días (es variable) y volverá el celo, y así durante todo el periodo de celo.

Cómo saber si mi gata está en celo

Cada gata tiene distinto nivel de manifestación de su comportamiento de celo.

En algunas simplemente se nota un pequeño cambio de comportamiento: duermen menos, están más atentas al exterior, tal vez algo más cariñosas.

Otras, con un nivel más elevado, se revuelcan por el suelo, ronronean más o incluso maúllan más.

Se colocan en una posición muy típica que es la misma que adoptarían para la monta, en la que se agachan en su parte anterior pero levantan la cadera y ladean la cola. Además mueven los pies alternativamente en una especie de taconeo.

Esta posición la adoptan ellas mismas espontáneamente o si se les acaricia el lomo sobre todo en su parte más posterior.

Como puedes ver todos estos cambios son muy estresantes para la gata y frecuentemente adelgazan porque dejan de comer y de descansar.

También puede ser muy estresante para los dueños y el vecindario pues los maullidos y el ajetreo nocturno no los deja dormir.

Uno de los riesgos mayores durante el celo es que las gatas tienden a escaparse de casa aunque nunca antes lo hicieran, con el peligro de atropellos, peleas con otros gatos y contagio de enfermedades que conlleva, además de, en caso de que sobreviva y sepa volver a casa, venga preñada.

control de camadas de gatos
Las camadas no deseadas son el resultado de una falta de control eficaz de los celos

Cómo controlar los celos en las gatas

Existen varios sistemas de control del celo en gatas y el más beneficioso para su salud es la castración o esterilización quirúrgica de útero y ovarios.

El uso de inyectables y comprimidos acarrean un riesgo alto de efectos secundarios desde cambios del apetito y por lo tanto obesidad, hasta tumores mamarios e infecciones graves de útero (metritis y piometra)

La esterilización es una cirugía que solo se puede realizar en clínica veterinarias, que tienen las condiciones higiénico sanitarias necesarias, realizarán una anestesia segura e indolora y supervisarán el postoperatorio para una recuperación rápida y saludable.

¿Las gatas engordan tras la castración?

¿Recuerdas lo que decíamos en el apartado cómo saber si mi gata está en celo? Comentábamos que  los cambios de comportamiento durante el celo son muy estresantes para la gata y frecuentemente adelgazan porque dejan de comer y de descansar.

También decíamos que los celos se repetían alternando un periodo de 3 o 5 días de celo en el que comen muy poco y adelgazan, con  otro de descanso en el que el apetito es muy alto para compensar esos periodos de adelgazamiento.

En las gatas castradas ese apetito aumentado se prolonga en el tiempo porque entran en periodo de descanso continuo.

Por lo tanto en los meses posteriores a la castración deberás controlar la dieta de la gata o engordará.

Hoy en día ya existen dietas comerciales adaptadas a los animales castrados que aportan menos calorías y son saciantes, de modo que el animal no engorda y no pasa hambre.

Esperamos que ya no tengas más dudas sobre estos temas del celo en gatas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


− dos = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>